Cómo limpiar una silla de ruedas fácilmente

Aquí te dejamos los pasos de cómo limpiar una silla de ruedas fácilmente para eliminar toda clase de manchas y olores sin dañar ninguna de las partes.

 

Pasos para limpiar una silla de ruedas

Necesitamos:

  • Limpiador quita manchas
  • Trapo para limpieza
  • Líquido limpiador para ruedas (de bicicleta)
  • Esponja
  • Cepillo
  • Guantes (opcional)
  • Agua

Procedimiento:

Empecemos por limpiar el cojín de la silla. Algunas sillas de ruedas tienen el cojín removible, solo tenemos que quitarlo y meterlo a lavar en la lavadora en ciclo delicado y con detergente suave. Una vez limpios solo tenemos que dejarlo secar toda la noche y si amanece húmedo, ponerlo en la secadora un rato. Si el cojín no es removible entonces pondremos directamente el quita manchas sobre el cojín y lo tallaremos con ayuda de la esponja hasta eliminar todas las manchas del cojín.

Para limpiar las ruedas de la silla de ruedas usaremos limpiador para neumáticos, el de bicicleta es el más conveniente pues no deja residuos. Primero limpiaremos las ruedas con un cepillo quitándoles el polvo y la suciedad. Quizás sea necesario mojar el cepillo o usar un punzón o un desarmador para quitar bolas de pelo, hilos y otras cosas que se pudieran atorar en las ruedas y los ejes.  Una vez limpias las llantas de polvo y mugre las terminaremos de limpiar con el limpiador de neumáticos, en algunos casos tendremos que mandarlas llenar más de aire si alguna esta desnivelada.

Un consejo para limpiar el marco de una silla de ruedas es usar un trapo humedecido en limpiador diluido en agua tibia. Muchas veces los reposapiés, coderas, y respaldos terminan pegajosos por el uso. Para quitar lo pegajoso lo mejor es el detergente suave en agua tibia, con una esponja limpiamos y luego enjuagamos con agua limpia.

 

Consejos para limpiar una silla de ruedas

  • Un consejo para limpiar una silla de ruedas fácilmente es limpiarla cuando la persona no la vaya a usar por bastante rato, así se podrá secar lo más posible.
  • En algunas partes podemos secar con el trapo o inclusive usar secadora.
  • Otro consejo es no empapar las partes metálicas de la silla pues se pueden oxidar.
  • Es muy importante no usar productos abrasivos y que rayen o arruinen el acabado de la silla. Las ceras para muebles, productos con partículas abrasivas y lijas no deben ser usadas pues deterioran los materiales, los endurecen y acortan la vida útil de la silla. Un poco de cera suave en un trapo es suficiente para darle una película protectora.

Leave a Comment

Abrir chat