En el campo de la salud, existe una larga lista de  instrumentos muy necesarios que te permiten obtener valores del estado interno del organismo de una persona, para así determinar diagnósticos y tratamientos. Uno de los más reconocidos es el baumanómetro, por ser de atención primaria pues su función radica en medir la tensión arterial.

Con un mecanismo sencillo y valiéndose de principios fundamentales, éste instrumento ha sido capaz de cuantificar algo  que no  serías capaz de palpar, un aspecto interno que no se puede ver y es justamente esto lo que lo hace un elemento con cualidades impresionantes.

Un baumanómetro es un instrumento que te permite medir la tensión o presión arterial del cuerpo humano, es por esto que su principal campo de aplicación está en el sector de la salud.

La presión o tensión arterial no es más que esa fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias, la cual es registrada en un dispositivo que mide la presión e implementando el tacto y la audición.

Existen una gran variedad de baumanómetros, que se acoplan a las necesidades de la población, pues con diseños cada vez más prácticos han permitido tenerlo en casi todos los sitios en dónde te encuentras, convirtiéndose en una artículo de primeros auxilios.

¿Para qué sirve un Baumanómetro?

El baumanómetro es un instrumento que sirve para determinar cuantitativamente la tensión arterial, que como te dije es la fuerza de empuje de la sangre hacia las paredes de las arterias.

Este proceso te refleja dos mediciones, la presión sistólica que es la fuerza que se emana cuando el corazón se contrae y la presión diastólica que es cuando el corazón se relaja.

Estos valores son comparados con un valor de normalidad que por lo general, es de 120 milímetros de mercurio (mmHg) en sístole y 80 mmHg en diástole.

Cualquier variación fuera de este rango, tiene que ser estudiada por los especialistas para determinar si hay algún factor que afecta el bombeo de sangre a través de las arterias. 

¿Cómo funciona un Baumanómetro?

El mecanismo de funcionamiento es bastante simple, todo se trata de asociar la presión, palpar y escuchar. Primeramente el baumanómetro presenta un brazalete inflable unido a un manómetro y un manguito, el cual se coloca mayormente en la parte superior del brazo, buscando la arteria que pasa por allí, llamada arteria braquial.

Se ubica el estetoscopio debajo del brazalete y luego con ayuda de una perilla se este se infla hasta llegar casi a los 250mmHg en el manómetro, de manera tal que se oprima completamente la arteria, para que no circule sangre por ella.

Una vez realizado todo este procedimiento se desinflar el brazalete con cuidado, girando la válvula que tiene la perilla. Mientras eso sucede tienes que escuchar con el estetoscopio los ruidos, el primero y el más fuerte te indicará el valor de la sístole, por supuesto tienes que observar el manómetro para saber la medida que marca.

De allí en adelante escucharás pequeños ruidos sin importancia, pero cuando escuches un ruido singular y en sí no escuches más nada podrás identificar el diastólico.

Debes mirar el manómetro y concentrarte en los dos ruidos, hacer las anotaciones y comparar con los valores de normalidad.

Usos del Baumanómetro

Los usos del baumanómetro están destinados directamente al sector salud, puesto que es una herramienta de carácter médico, con la función de determinar la presión interna a nivel sanguíneo, a fin de diagnosticar algún problema funcional del cuerpo.

Entre los principales lugares donde puedes encontrarlos están los sitios de atención primaria, los hospitales generales, clínicas, geriátricos, entre otros. También es de  mencionar el hecho de que ha pasado a ser un elemento común en los hogares, especialmente en aquellos donde alguien sufre de algún problema de tensión o cuando hay personas de la tercera edad.

Es por esto que afirmo, que se ha convertido en un artículo de primeros auxilios, pues está presente en cualquier parte por si acontece alguna situación emergente.

Leave a Comment