El tendido de cama hospitalaria es el procedimiento que se realiza para la cama clínica en diferentes situaciones.

Como sabemos la cama es un mobiliario indispensable en las instituciones hospitalarias y ocupa un lugar especialmente importante para la mayoría de los pacientes, ya que la mayor parte del tiempo la pasan en ella y puede ser como lo único que sientan realmente suyo durante su hospitalización; por eso es importante que los enfermeros sigan ciertas técnicas, principios de asepsia y mecánica corporal así como procedimientos y reglas para obtener una cama segura, cómoda y limpia.

Las cuatros formas básicas para presentar la cama en la unidad del paciente son:

  1. Cama cerrada: Cuando ésta se encuentra desocupada hasta antes del ingreso del paciente.
  2. Cama abierta: Cuando se prepara al paciente que ésta en condiciones de deambular. Se distingue de la cama cerrada por los cambios en la ropa que cubre al paciente.
  3. Cama ocupada: Son las maniobras que se efectúan para cambiar de ropa a la cama cuando
    el paciente la ocupa, pero está capacitado para deambular.
  4. Cama post-operatoria o de recuperación: Cuando se prepara para recibir a un paciente que ha sido intervenido quirúrgicamente.

La forma de cubrir la cama, independientemente de los tipos mencionados varía, según las normas de la institución hospitalaria, tipo de paciente y disponibilidad de recursos materiales, sin que esto repercuta en los objetivos deseados para lograr comodidad y seguridad al paciente durante su utilización.

Por qué es importante

  • Proporcionar un ambiente limpio y cómodo para que el usuario duerma, descanse y se recupere.
  • Eliminar elementos irritantes de la piel, proporcionando sabanas y cobijas sin arrugas.
  • Evitar el ejercicio del usuario al arreglar la cama mientras este ocupada (no mover al usuario más de lo necesario).
  • Aumentar la autoimagen del individuo, proporcionando una cama limpia, bien arreglada y cómoda.
  • Disponer de manera apropiada de la ropa sucia y evitar la contaminación cruzada.
  • Colocar correctamente a los usuarios ayudando a obtener una posición tanto en lo físico como en lo emocional.
  • Evitar tenciones de la espalda o extremidades de la enfermera durante el procedimiento
  • Fomentar hábitos higiénicos en el paciente
  • Contribuir a mantener la estética del servicio

Precauciones antes de realizar el tendido

  • Comprobar la identidad del paciente.
  • Frenar las ruedas de la cama.
  • Respetar la intimidad del paciente durante toda la técnica, no dejándolo nunca totalmente al descubierto.
  • El carro de la ropa no debe entrar en la habitación quedándose en la puerta.
  • Tener en cuenta posibles alergias a utensilios y materiales a utilizar.
  • Disponer del personal adecuado y los recursos materiales (grúas, asideros, triángulos, barandillas, etc.) para asegurar una buena higiene postural.
  • Comprobar que la cama este limpia y en buenas condiciones.
  • Al manipular ropa de cama no ponerla en contacto con el piso.
  • Utilizar ropa limpia y en buenas condiciones.
  • Al efectuar arreglo de cama, evitar que queden pliegues en la sabana base y sabana clínica.
  • Al doblar la ropa de cama, hacerlo hacia adentro para evitar que ponga en contacto con el uniforme.
  • Cerciorarse que el colchón no esté roto
  • Determinar el nivel prescrito de actividad del usuario y cualquier precaución especial en el movimiento.
  • Examinar  la capacidad del enfermo para salir de la cama durante el cambio  de la ropa de cama

Leave a Comment